¿Donde invertir?

By yerko, abril 19, 2015

Si estás pensando donde invertir tu dinero para generar ingresos propios, continuos y a ser posibles, residuales, seguramente te estarás planteando una de estas 3 alternativas:

– Invertir en productos financieros (bolsa, fondos de inversión…).

– Invertir en inmuebles, terrenos, etc.

– Invertir en un negocio.

Dependiendo de tu situación, tus objetivos y tus ideales, puede interesarte más un tipo de inversión u otro.

En mi opinión, tanto los productos financieros como la inversión inmobiliaria son tipos de inversión completamente especulativos, y dependen sobretodo de factores externos a cada uno de nosotros, a factores macroeconómicos.

Por otro lado, pienso que estos tipos de inversión no aportan nada a la sociedad, sólo hacen mover el dinero de unos bolsillos a otros.

De modo que, a mi entender, pueden ser inversiones “extra” que sirven para intentar hacer crecer un dinero extra que no requieres en el corto-medio plazo, pero no son la base para generar tus ingresos.

Inversión financiera

Con poco dinero se puede empezar a invertir, y si se obtienen intereses mayores que la inflación, podemos considerar que vale la pena, al menos más que tener el dinero parado en una cuenta.

Pero este tipo de inversión requiere de cierto conocimiento, a veces adquirido a base de los errores y las pérdidas, a veces gracias a formación cualificada y por tanto pagada. Aún así, estamos condicionados por la situación de la bolsa y de los mercados financieros.

En este tipo de inversión podemos elegir entre diferentes tipos de riesgo. Es lo que conocemos como el triángulo de la inversión, en el que se manejan la rentabilidad, el riesgo y la liquidez. A mayor porcentaje de interés, mayor riesgo y normalmente menor liquidez. Igualmente, si prefieres poco riesgo, la rentabilidad y la liquidez serán bajas.

Inversión inmobiliaria

En España existe una obsesión por tener una casa en propiedad por un concepto equivocado de inversión. Nos educamos pensando que, si alquilamos una casa para vivir, estamos tirando el dinero, en cambio, si compramos una casa para vivir, estamos invirtiéndolo.

Robert Kiyosaki define muy claramente que comprar una casa para vivir no es una inversión, de hecho es un pasivo porque “quita dinero de tu bolsillo”, mientras que comprar una segunda casa cuando ya dispones de tu casa para vivir, si que es una inversión, un activo, porque “pone dinero en tu bolsillo”.

Conozco personas que han comprado su primer piso “para invertir”, pero que es un piso en el que no les gustaría vivir. En este caso, como la inversión se realiza cuando la persona tiene cierto dinero y seguridad para meterse en una hipoteca (en el caso de España ya no puede ser muy joven), es muy posible que en pocos años quiera irse a vivir a su propia casa.

Pero como no quieren ir a vivir en la casa que han comprado y que llevan unos años pagando, disponen de 3 opciones:

– Intentar venderla para comprar otra

Esto les deja a merced del mercado. En la situación actual, el mercado inmobiliario en España está completamente estancado y puedes pasarte meses o años para venderla o “mal-venderla”.

– Intentar alquilar otra casa donde estén a gusto, y alquilar la que compraron que no les gusta

Esto les deja con un doble riesgo. Por un lado que el propietario de tu alquiler la suba de precio o ya no quiera alquilarla, o que el inquilino de tu casa deje de alquilarla y pierdas unos meses buscando otro inquilino. Y no hablamos del riesgo de que tu inquilino no pague el alquiler durante unos meses.

– Van a vivir a desgana a su casa

En esta situación, están pagando cada mes una hipoteca de una casa en la que no se sienten a gusto.

En definitiva, que es evidente que si quieres invertir en inmuebles no debe tratarse de tu primera vivienda, porque en este caso es un gasto. Además, debes disponer de un alto porcentaje del dinero de la compra, y saber que puedes destinar el dinero mensual para la hipoteca durante todos los años contratados más un 10% para cubrir las subidas del índice.

Invertir en un negocio

Desde mi punto de vista, esta es la inversión que creo más constructiva para la sociedad y para ti mismo. Además, creo que es la que más puede depender de ti y no de factores externos.

En este caso, la inversión puede ser de 3 tipos:

– Inversiones que requieren más esfuerzo que dinero

Son inversiones en concepto de tiempo y conocimientos, pero que requieren de poco dinero. En el mercado actual hay varias opciones para este tipo de inversión, solo hay que escojer el que más se adapte a uno mismo.

– Inversiones que requieren esfuerzo y dinero a la par

Digamos que es necesario invertir bastante dinero, por el que en muchos casos es necesario pedir un crédito, pero que también requieren del tiempo y esfuerzo del inversor. Son los típicos negocios tradicionales: una tienda, una pequeña empresa de consultoría o asesoría, etc.

– Inversiones que requieren más dinero que esfuerzo

Son inversiones económicas muy elevadas, pero en ideas de negocio de otras personas y desarrolladas por otras personas. El esfuerzo y los conocimientos se requieren al prinicipio, al valorar la oportunidad de negocio, y cuando se considera interesante para invertir, el esfuerzo lo realizan otras personas y solamente requiere de tu revisión periódica. Son inversiones muy altas y con un gran riesgo pero que pueden devolverte una muy buena rentabilidad.

Fuente:generaringresos.com

Fuente imagen: http://bibarnabloc.cat/